Consejos de experto para disfrutar de unas vacaciones en la playa con tu perro

La playa es uno de los alicientes del verano y un motivo de peso para elegir nuestro destino de vacaciones. Pero, antes de decidirse, muchos pet parents suelen preguntarse si pueden llevar a su perro a la playa y si el plan de ocio es conveniente para él (recuerda que los perros mayores o con ciertos problemas de salud son más sensibles a padecer un golpe de calor). Antes de pisar la arena con nuestro perro, deberemos saber cómo prepararnos para un día de arena y mar con él para cumplir con la normativa y que disfrute de todos los cuidados necesarios, no solo durante su tiempo en la playa, sino también a su regreso a casa.

Para evitar sorpresas desagradables, debemos informarnos de si la playa elegida admite perros durante la temporada de verano. La decisión de prohibir o no animales en las playas públicas suele deberse a un motivo higiénico-sanitario. El objetivo sería limitar la posible propagación de enfermedades zoonóticas, es decir, aquellas que pueden transmitirse de animales a personas y para las que la prevención resulta clave. Es el caso de las infecciones por picaduras de pulgas y garrapatas y tiña, entre otras. 

En nuestro día de playa, no debemos olvidar llevar agua, un protector solar adecuado, una toalla en la que refugiarse, juguetes para entretenerse y bolsas biodegradables

Por tanto, en función del destino elegido podemos encontrarnos normativas, más o menos restrictivas, que dependerán de cada Comunidad Autónoma y de sus ordenanzas municipales. Seguro que te será útil saber que el portal Red Canina actualiza cada año la lista de playas españolas ideales para los pet parents y sus perros. Y es que, por fortuna, cada vez existen más playas habilitadas dentro del ámbito nacional, por lo que será difícil que no podamos encontrar una zona costera a la que podamos ir con nuestro perro en vacaciones.

Todo lo que necesitas para garantizar su bienestar al sol

Antes de un día de playa, junto con nuestra documentación, debemos llevar también con nosotros la cartilla o documento de identificación de nuestro perro. No es obligatorio pero sí muy conveniente para evitar posibles problemas de acceso a un lugar concreto. De la misma manera, deberíamos ser previsores y, aunque nuestro perro lleve chip, ponerle un collar con su nombre y nuestros datos, para facilitar el contacto en caso de pérdida. No hay que olvidar que estaremos al aire libre en un espacio abierto y que, pese a que estemos pendientes, podríamos despistarnos y perderlo de vista. 


Ofrecido por Ultima

Luego, de la misma manera que nosotros nos equipamos para soportar el sol y el calor, también debemos hacerlo pensando en el bienestar de nuestro perro. En la bolsa de playa habrá que reservar un hueco para su toalla, un bebedero y comedero, una botella de agua fresca (que nos será muy útil para rellenar el bebedero o refrescar zonas afectadas de su piel), un juguete, bolsas biodegradables para recoger sus excrementos y protectores solares aptos para perros, ya sean en formato spray o en crema. No lo olvides: si nosotros nos aplicamos en casa el protector solar para evitar quemarnos la piel, tampoco debemos olvidarnos de aplicárselo a nuestro perro, sobre todo, en aquellas partes menos protegidas por el pelo y con menos pigmento. 

No olvides que la arena y el asfalto cercano a la playa pueden estar muy calientes y provocarles molestias al caminar. Por eso, es recomendable usar protectores para las almohadillas si no es posible caminar por la sombra o por la arena mojada. Si también le llevamos una toalla, nuestro perro podrá tumbarse encima y evitar el contacto directo con la arena caliente, además de pasar el rato y estar entretenido con un juguete que le traigamos de casa. Y si no disponemos de un parasol, siempre será recomendable buscar una zona con sombra para que pueda resguardarse del sol y el calor. 

¿Puedo bañar a mi perro en el mar?

La sombra ayudará a que la temperatura de su cuerpo no se eleve en exceso, pero para evitar que pueda sufrir un golpe de calor, humedecerle a menudo el pelo con agua limpia y fresca, no dejar que haga ejercicio intenso en las horas de mayor calor y animarle a beber agua, será clave. En cualquier caso, hay que evitar que beba agua de mar, ya que la ingesta de agua con sal puede provocarles una intoxicación grave. Si le vemos hacerlo o presenta síntomas como vómitos, diarrea, fiebre, apatía o convulsiones, debemos acudir cuanto antes al veterinario.

Debemos evitar que nuestro perro beba agua de mar, ya que su ingesta puede provocarle una intoxicación grave

Otro recurso para que nuestro perro tenga menos calor —y, además, pueda divertirse— es dejar que se bañe en el mar si disfruta con ello (si no le gusta, no forzarlo). Antes de hacerlo, debemos asegurarnos de que sea en una zona cerca de la orilla, donde no haya mucha corriente y pueda sentirse seguro haciendo pie. Ahora bien, sabemos que a veces las medusas llegan a la playa, así que habrá que evitar que no entre en contacto con ellas, ya que algunas son muy urticantes y pueden provocar fuertes alergias, parecidas a las que genera la procesionaria del pino.

Ofrecido por Ultima

Ofrecido por Ultima

Un baño casero con champú para eliminar la arena y la sal

Después de nuestro día en la playa, debemos quitarle con agua dulce la arena y la sal que tenga impregnadas en su pelo, sobre todo entre los dedos de sus patas, sus ojos y oídos. Al llegar a casa un baño con champú para perros será ideal para que los restos de arena se vayan totalmente y que su pelo luzca más limpio y sano, mientras que para la limpieza de los oídos y los ojos, habrá que utilizar productos concretos. De hecho, tanto la sal como la arena son irritantes y pueden causarle daño en el pabellón auricular y el conducto auditivo externo, por lo que debemos comprobar que no le quede nada de arena en el oído (para saber cómo limpiarle las orejas adecuadamente pregúntale a tu veterinario). Finalmente, la sesión de limpieza acabará con un último paso: aplicar crema hidratante en las almohadillas cuando esté seco, lo que ayudará a regenerar la piel dañada por el calor de la arena y a prepararla para otro día de playa.  

Acudir a la playa con nuestro perro puede ser una experiencia muy divertida para toda la familia, siempre y cuando tengamos en cuenta sus necesidades y nos preparemos para que el sol, el calor y la arena no sean una molestia para él. Debemos comprobar previamente si la playa a la que queremos ir admite la presencia de canes y sus normas, y tener claro que, al igual que los humanos, nuestro perro necesitará un espacio con sombra e hidratarse con agua fresca. 

#PorUnaVidaMejor

La vida en compañía de tu perro es mucho mejor y queremos ayudarte a fortalecer ese vínculo tan único que os une. Por eso, te ofrecemos consejos que te servirán para vivir experiencias inolvidables junto a él. Y no olvides seguir a @ultimaes en Instagram para no perderte ninguna novedad.

En Ultima, como marca experta en nutrición para perros, nos comprometemos a contribuir a su bienestar con recetas elaboradas con ingredientes de alta calidad y adaptadas a sus necesidades nutricionales, edad, tamaño y raza.

Porque si él está feliz y vital, vuestra vida juntos también es mejor.

Descubre más en Ultima.es.

You may also like...