el silencio solemne del tren de Kiev a Kramatorsk, a pasos de la línea del frente

Entre los cientos de trenes que cruzan la elaborada red ferroviaria de Ucrania todos los días, el tren Kiev-Kramatorsk se destaca, envuelto en un silencio solemne mientras los pasajeros anticipan su destino.

Todos los días, alrededor de las siete de la mañana, los pasajeros de esta ruta abandonan la relativa seguridad de la capital y se dirigen al este, a zonas de primera línea donde se libran batallas entre las fuerzas ucranianas y las tropas rusas y los ataques rusos son frecuentes con misiles imprecisos que impactan en zonas residenciales.

Los pasajeros son una mezcla de hombres y mujeres que representan una parte de la sociedad ucraniana de estos días. Entre ellos se incluyen soldados que regresan al frente después de una breve licencia, mujeres que hacen el viaje para reunirse durante unos días con sus maridos y novios que sirven en los campos de batalla, y residentes que regresan para comprobar sus hogares en la región de Donetsk.

Todos están perdidos en sus pensamientos y rara vez conversan entre ellos. “Yo sé que voy, pero no sé si vuelvo”, dice un soldado. “Cada dia puede ser el ultimo”

Marta Banakh, de diecinueve años, espera ansiosamente la siguiente breve parada del tren en una de sus nueve estaciones intermedias de camino a Kramatorsk. Desembarca en la estación para tomar un breve descanso para fumar, moviendo su peso hacia adelante y hacia atrás de un pie al otro.

Una mujer abraza a un militar ucraniano antes de la salida del tren hacia Kramatorsk en la estación de tren de Kiev, Ucrania. Foto AP

Su familia no sabe que ha hecho este viaje desde el oeste de Ucrania, atravesando todo el país, para encontrarse con su novio, que ha estado sirviendo en la infantería desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022. Rara vez recibe un descanso, y Marta ha decidido sorprenderle con una visita.

“Me preocupa que cada día pueda ser el último y que nunca nos volvamos a ver”, dijo con el pelo suelto y coronado con una diadema tachonada de perlas.

Es el único tren diurno de alta velocidad que llega a Kramatorsk. La ciudad está a unos 30 kilómetros de la línea del frente, lo que la hace susceptible a los ataques rusos. Y a sólo unos kilómetros de la ciudad, por segundo año consecutivo se libran batallas cerca de la ciudad de Bakhmut, controlada por los rusos.

La guerra se ha convertido en una parte integral de las vidas de millones de ucranianos y el vasto sistema ferroviario del país ha seguido funcionando a pesar de la guerra. Los trenes nocturnos que traquetean por todo el país todavía reciben a los clientes con té caliente y sábanas limpias en los compartimentos dormitorio. Los trenes también transportan carga, ayuda y equipo.

La popularidad de la ruta Kiev-Kramatorsk pone de relieve la realidad de la guerra.

Según el operador ferroviario nacional Ukrzaliznytsia, alrededor de 126.000 pasajeros utilizaron esta ruta durante los meses de verano de este año. Ocupa la cuarta posición en volumen de pasajeros entre todos los trenes interurbanos de alta velocidad y mantiene una de las tasas de ocupación más altas (94%) entre todos los trenes ucranianos.

La conexión se suspendió durante seis meses al comienzo de la guerra. La parada en abril del año pasado se produjo tras un ataque con misiles rusos contra la estación de tren de Kramatorsk mientras los pasajeros esperaban su evacuación. El ataque mató a 53 personas e hirió a otras 135 en uno de los ataques rusos más mortíferos.

Alla Makieieva, de 49 años, ya antes de la guerra viajaba regularmente por esta ruta. Al regresar de un viaje de negocios a la capital y regresar a Dobropillia, una ciudad no lejos de Kramatorsk, reflexiona sobre los cambios ocurridos entre entonces y ahora.

«La gente ha cambiado, ahora parece más sombría», dice. “Ya hemos aprendido a vivir con estos misiles. Nos hemos hecho amigos”, bromeó. “En Kiev el ambiente es completamente diferente; la gente sonríe más a menudo”.

Una niña parada en el andén de la estación de tren de Sloviansk, región de Donetsk, Ucrania. Foto APUna niña parada en el andén de la estación de tren de Sloviansk, región de Donetsk, Ucrania. Foto AP

Los riesgos

Kiev es atacada periódicamente por misiles y drones rusos. Pero a diferencia de Kramatorsk en la región de Donetsk, la capital cuenta con una potente defensa aérea, lo que da a los residentes una ilusión de seguridad.

A medida que la luz de la mañana da paso gradualmente al sol del mediodía, llena los espaciosos vagones de un cálido resplandor. Los estantes del tren están llenos en su mayoría de mochilas militares y bolsos pequeños. De vez en cuando, un camarero rompe el silencio del pasillo y ofrece café, té y bocadillos. Por el camino se pueden pedir platos como pasta boloñesa o un capuchino.

El viaje en tren de alta velocidad de Kiev a Kramatorsk cuesta aproximadamente 14 dólares. En casi siete horas, los pasajeros recorren una distancia de unos 700 kilómetros (400 millas).

Oleksandr Kyrylenko, de veintiséis años, está sentado en el vestíbulo del tren con un café en la mano, mirando pensativo por la ventana mientras los paisajes cambian rápidamente.

Es la primera vez que se dirige al frente y admite que no esperaba viajar al epicentro de la guerra con tanta comodidad.

Había estado trabajando como almacén.

“No hay miedo. Simplemente quiero que esto termine antes”, dice sobre la guerra, vestido con traje militar.

A sus padres no les entusiasmó la idea, pero este verano el joven regresó a Ucrania e inmediatamente fue a la oficina de alistamiento militar.

“Incluso me siento más liviano en la conciencia”, dijo, y agregó que esta decisión fue algo natural para él. “Los recursos humanos se están acabando. Es necesario hacer algo al respecto”.

El tren llega a su destino final a tiempo y el andén rápidamente se llena de gente.

Algunos, que llevan mochilas de color militar colgadas sobre sus hombros, avanzan rápidamente, mientras que otros permanecen en la plataforma en abrazos largamente esperados.

Sofía Sidorchuk, de veinte años, abraza a su novio, que ha estado en servicio desde el comienzo de la invasión a gran escala. El soldado de 20 años se abstiene de revelar su nombre por motivos de seguridad.

Una mujer mira por la ventana de un tren antes de partir hacia Kramatorsk en la estación de tren de Kiev. Foto APUna mujer mira por la ventana de un tren antes de partir hacia Kramatorsk en la estación de tren de Kiev. Foto AP

Abraza a Sofía con fuerza, como si intentara recuperar todo el tiempo perdido durante su separación más larga en siete años de relación.

“Nos echábamos de menos”, explica Sofía sobre su decisión de venir desde la región noroccidental de Rivne a Kramatorsk.

“Es amor”, añadió su pareja, vestida con uniforme militar.

Su comandante le concedió unos días a solas con su amada para recargar energías. Dentro de cinco días se embarcará en un asalto.

You may also like...