Eulàlia Reguant deja el acta de diputada pero seguirá trabajando en el seno de la CUP | Cataluña | España

Eulàlia Reguantdurant el judici al Tribunal Suprem.Chema Moya (EFE)

La diputada de la CUP Eulàlia Reguant ha anunciado este domingo que deja el acta de diputada en el Parlament y se pone al servicio de esta organización, ya que su intención es “trabajar por el proceso de debate nacional que la CUP inicia este curso”. Reguant ha anunciado su marcha en el cierre de la escuela de verano de la organización independentista y anticapitalista, que se ha celebrado en Barcelona.

La dirigente de la CUP ha afirmado que no se va a “casa” y ha subrayado que comienza un curso “que debe ser clave para la unidad popular” por lo que, en su opinión, deben abordar “con toda la profundidad y complejidad necesaria la estrategia necesaria” para desbloquear Cataluña.

Al acto ha acudido la exdiputada Mireia Vehí, los diputados, XavierPellicer, Montserrat Vinyets y Dolors Sabater, así como miembros del Secretariado Nacional, como Edgar Fernández, Laure Vega y Maria Sirvent. Reguant entró en el Parlament hace casi ocho años, en las elecciones del 27-S en la candidatura de la CUP Crida Constituent, también ha sido concejal de Barcelona y fue juzgada por el Tribunal Supremo por un supuesto delito de desobediencia grave por su negativa a responder a la acusación popular ejercida por Vox cuando testificó en el juicio del procés en enero de 2019.

El Supremo la condenó al pago de una multa de 13.500 euros por desobediencia grave, una sentencia que la diputada ha recurrido al Tribunal Constitucional. La dirigente de la CUP ha explicado que estos han sido “años muy intensos y convulsos. Con momentos de alegría y momentos de frustración” y se ha mostrado convencida de que tras el debate interno que inicias su partido y con la necesaria “autocrítica” el resultado será positivo, “sumando y multiplicando propuestas y tomando impulso”.

Eulàlia Reguant ha finalizado su discurso asegurando que deja el Parlament para “arremangarse” con sus compañeros y ha querido destacar que no se va a “casa”, sino que quiere “trabajar, construir y proyectar desde otros lugares para avanzar colectivamente con la unidad popular”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Mireia Vehí, por su parte, ha valorado la escuela de verano de la CUP como un espacio “de pensamiento crítico, diverso, heterogéneo” que ha puesto de manifiesto que esta formación “es un referente” para la izquierda.

Debate interno y autocrítica

La exdiputada ha considerado que el ciclo político que se abrió en 2014 “ha llegado a su fin y la CUP se ha quedado con el paso cambiado”por lo que se “arremangan” en este proceso de debate interno. Para ello hacen un llamamiento a los que hace 20 años iniciaron la militancia “y también a la gente que está por llegar”, a los que abren sus puertas con la convicción de que “el reto es muy grande”. Más de 600 personas han participado en la escuela de verano de la CUP entre el viernes y este domingo, en unas jornadas que los anticapitalistas ven como un éxito.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

You may also like...