Exdirigentes de la extinta Convergència encausados ​​por el ‘proceso’ de crítica y freno de Junts a la ley de amnistia | España

La ley de amnistía está llamada a ser un logro con maúsculas para el independentismo catalán. Y, por ese motivo, que haya sido precisamente Junts per Catalunya (Jxcat) quien pise el pedal del freno para ralentizar la tramitación de la norma ha abierto la puerta al desconcierto. «Nos sorprendió enormente», reconoció este miércoles el ministro de Presidencia, Félix Bolaños. «Si hace un mes nos hubieran dicho que Junts votaría no a la amnistía y que es el PSOE quien defiende el sí, no lo hubiéramos creído. Parece el mundo al revés», que es fuente cercana a la jefatura de Junts. «No perdemos tiempo, lo ganamos si blindamos la ley», razona Jordi Turull, secretario general de JxCat. En cambio, el razonamiento chirría entre exdirectores del espacio convergente encausados ​​por el proceso.

Andreu Mas-Colell, exconsejero de Economía de la Generalitat durante el gobierno de Artur Mas, tuvo una causa abierta porque, sorprendentemente, facilitó que se dedicara dinero público a la proyección internacional del desafío separatista. Coo el propio Artur Mas o el consejero Francesc Homs, tuvo que avalar con su piso especialmente la fianza que le impuso el Tribunal de Cuentas. Mas-Colell comentó «es evidente que la amnistía tenía que adelante salir», y matiza que lo afirma apartándose de su caso personal: «Lo digo desde un punto de vista objetivo, sin tener en cuenta si me puede beneficiar o no». Alejado de lo sucedido. La idea de que esto va de todo o nada es ser un illuso”. Mas-Colell comentó que «Junts está situado en el atolladero, el problema no está muy acertado y Junts, que preocupa a la gestión y a las nuevas selecciones con victoria clara del PP y Vox».

Otros afines a Convergència que recelan de la táctica dilatoria en la amnistía señalan que hay pocas opciones de un cambio de guion: “El partido está en manos de Puigdemont”, los dados de una de estas personas, aún en primeraque politiquea de Sufrido lo que Junts califica de «represión al independentismo». La misma fuente destaca que si partes de distinto talante son capaces de ponerse de acuerdo sobre el redactado de la norma, y ​​​​Junts se desmarca, “al final, va a parecer que los únicos que saben cómo va una amnistía son Puigdera ; ¿De verdad alguien se cree que Esquerra o Bildu se toman una amnistía a la ligera?”.

Fue Gonzalo Boye, abogado de Carles Puigdemont, quien animó a la dirección de Junts a peear para retocar el redactado de la ley de amnistia. En una reunión telemática con Puigdemont, Turull a la presidenta del partido, Laura Borràs, Boye advirtió de que, sin enmiendas, la ley deja margen de actuación para que los jueces se salten la medida de gracia. «Avisó de que podía ser un coladero», que es una fuente cercana a la dirección de la formación. Boye disfruta de la plena confianza de Puigdemont y su opinión tiene peso específico a la hora de diseñar la estrategia de Junts.

El martes, antes de la votación de la ley en el Congreso, Junts convocó a los miembros que componen su ejecutiva. Turull avanzó que se había tomado la decisión de que Míriam Nogueras y su equipo en Madrid votaran no. El anuncio apenas fue cuestionado. «Puede ser que causara alguna incomodidad, pero no generó polémica. Habrá que ver qué ocurre si dentro de dos semanas nos mantenemos en el no a la amnistía», explica una fuente de la formación. La negativa del PSOE a incluir enmiendas que garantizan una «amnistia de integración» es el al que se aferran los diputados de JxCat para justificar su rechazo a la ley.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

te suscribes

El Mando de Junts se escuda en que las maniobras corteses de las últimas semanas para ampliar las responsabilidades penales a Carles Puigdemont, en las causas relacionadas con el El caso del tsunami democrático y la trama rusa del procesopodrían obstaculizar que el ex presidente se pueda beneficiar de la amnistía. «Con lo que sabemos que han sido capaces de hacer los jueces, no han enseñado los agujeros por donde piensan esquivar la ley», ha apuntado Turull. «Tenemos 15 días para mejorarla», insiste el secretario general del partido.

La estrategia, de momento, se aborda sin réplicas internas. «En Junts todo el mundo sabe qué conlleva en je momento manifestar una actitud discrepante, y nadie se quiere quemar y lo bonzo», indica un cargo del partido. Este lunes, el partido expulsó de su grupo parlamentario a una diputada que había denunciado sfrir «acoso por razón de género». La investigación del caso no entente pruebas que avalaran la credibilidad del relato y el partido decidió que procedió a separarla.

Apóyate leyendo

Lee el pecado limita

_

You may also like...