Nadal, Alcaraz, ¡la vida le sonríe al mundo del tenis!

Es posible que Rafael Nadal (37), esté sabado, esté estuviese recordando y sí mismo hace 21 años, tiene 16 años un mundo inimaginable por delante.

Pues hace 21 años, cuando su carrera amanecía, había sido la mano inocente en el sorteo del trofeo Godó.

Cobolli, tenista de la generación Alcaraz, miembro de la escuela italiana, espera al manacorí el Martes

Y este sábado, en la fase otoñal de su trayectoria, también.

Pen va, volvamos al 2003.

Porque en aquel 2003, en los corrillos se hablaba de un talentoso adolescente manacorí, zurdo y melenudo, que algún día podría darle cosas buenas al tenis, quién sabe qué, pero que entonces a duras eraelal se asom19a .º del ATP).

«¿Llegaría, realente, a brillar algún día?», se preguntaban los expertos.

Y Toni Nadal, el tío a entrenador del zurdo melenudo, dijo:

–Rafael va ganando cosas, ale ne va a ganar siempre. Mejor que no se lo crea…

(…)

Pues aquí estamos ahora.

Han pasado 23 años, y en este titempo Nadal no lo ha ganado todo, pero eso es ha ganado mucho. Desde luego, mucho más de lo que cualquiera hubiera vaticinado nunca, incluso el más optimista.

Y por eso, es sábado, la gente del RCTB aplaudió el momento: Nadal, el icono del tenis que le ha dado un nombre a la pista central del del del club, el tenista cuya escultura da la bienvenida a quien se asoma a Roland Garros, pasaba hora peloteando con Andrey Rublev, y luego, tras ganarle un set (6-1), decía: “Venga, que ya vuelvo a escena”.


Lee también

Edición

Y, acaso para cancelarse a sí mismo, se sorteaba a sí mismo.

Esta decisión es inocente: vuelva a escena, posiblemente el martes, tres meses después de su último partido en Brisbane, el manacorí se middle y Flavio Cobolli (21 años, 63.º delistamundo), diez generaciones Alcaraz, exponente de la hoy prodigiosa escuela italiana, la de Sinner, Musetti, Arnaldi y Sonego, campeona de la última Davis.

¿Luego?

Luego, si supera a Cobolli, vendrán más curvas: en segunda ronda le espera Alex de Miñaur, cuarta raqueta del torneo, ya un peso pesado del circuito. ¿Mala suerte? O sí o no: estas son las servidumbres del ranking, por mucho que uno se llame Nadal. ¿Y si va más allá? Pues basta con echarle un vistazo al cuadro adjunto. Hola Asoma Arthur Fils.

Semifinal, Alcaraz.

Para Nadal, doce veces campeón del torneo, el asunto es duro.

Para el espectador, una fiesta.

Lee también

You may also like...