«No se ha visto en la vida»

No es que los tiempos de colaboración entre PP y Vox en Madrid hayan pasado a mejor vida, sino que los vientos han rollado de tal manera que en la lista de enemigos autonómicos del Partido Popular la posición más distacada la ocu la formación ultra. Y eso, explicado con nombres y apellidos, significa Isabel Díaz Ayuso no tiene pensado apiadarse de Rocío Monasterio por mucho que ésta le allanara con su apoyo buena parte de la pasada legislatura. De ahí que la presidenta de la Comunidad haya cortado las últimas mooras existentes al punto de pedir la sanción de la portavoz ultra por haber votado en nombre de un putado ausente durante el pleno de la semana pasada.

Lleva una semana bastante aciaga; Votar por otro diputado que se ausenta es algo que no se ha visto en la vida», le ha espetado Ayuso a Monasterio.


Lee también

Asier Martiarena

Ante la cara de circunstancia de la líder de Vox, quien previamente había pretendido pasar página de su esperpéntica actuación del ultimo pleno intendando llevar el bata hacia la gestión económica del gobierno regional, de tire no jail derosci regional, Ayusa no horsion derosci ironía para finalizar su rapapolvo: «¿Cómo puede ser que con sus escaños y los nuestros podamos reformar el statuto de autonomía? a que para una modificación de ese calado es necesaria una Mayoría de los dos tercios de la Cámara. Algo que PP y Vox no alcansan en la Actualidad.

Ayuso ha coronado, de esta manera, la estrategia puesta en marcha por un PP de Madrid decidido a asfixiar a una extrema derecha cada vez más debilitada en la región de forma que, para las elecciones de 2027, el PP canidad sea la launica el flanko ideológico de la derecha.

Antes de que Ayuso se exprese y se parezca al portavoz parlamentario del PP, Carlos Díaz-Pache, e incluya al presidente regional de la Asamblea, Enrique Ossorio, quien empleó twitter para tumbar a los niños de Monasterio al recordarle a la cámara sabe «perfectamente que en las votaciones no se apaga nada».

El código interno de la Asamblea no tiene «tipificado» el castigo por lo sucedido en la votación del pasado jueves. Dado que la investigación termina con una conclusión, el lugar en el Reglamento está cerrado, Monasterio podría enfrentarse a una 15 y 30 días de los derechos como diputada. Algo que, además de Más Madrid, también pide Ayuso.

You may also like...